Ha llegado el momento de la crítica que todos estabais esperando. ¿Está la nueva entrega de Terminator a la altura? ¿Es Emilia Clarke una digna Sarah Connor? ¿No queda ridiculo Arnold Schwarzenegger haciendo de terminator a su edad? ¿La película es una mierda o vale la pena verla? Os hacéis estas preguntas, lo sé, y voy a intentar responderlas.

  1

Terminator: Génesis más que la quinta entrega de la franquicia parece un reboot, un reseteo de la historia e irónicamente al mismo tiempo parece funcionar como capítulo final a toda la saga, aunque todos sabemos que si han resucitado las películas es porque tienen pensado hacer muchas más entregas (si la taquilla les responde positivamente). Quizás lo más loable de la película sea justamente que han intentado aportar algo a toda la saga, no han querido repetir otra vez la misma historia (aunque la idea es la misma, derrotar a Skynet en una cuenta atrás mientras nos persigue un terminator). En Génesis nos encontramos a una Sarah Connor totalmente distinta a la de la primera entrega, ha sido entrenada por un terminator que la ha avisado de todo lo que vendrá en el futuro y está preparada para el combate. Por lo tanto nos encontramos a Emilia Clarke interpretando a una Sarah Connor muy distinta a la original, no es ni una adolescente asustadiza que lo flipa viendo terminators por primera vez ni una neurótica obsesionada con defenderse de cualquier indicio de amenaza. En Génesis, Sarah Connor es una soldado. Sería injusto por mi parte decir que Emilia Clarke no hace un buen papel, porque realmente te la crees, la ves en pantalla y ves a la nueva Sarah Connor, pero aún así un servidor se sigue quedando con Linda Hamilton.

3

Por otro lado, hay que dar las gracias de que Arnold aparezca en la cinta. Demuestra en esta entrega que Terminator es él y sobretodo que disfruta haciendo las películas. Todos los momentos divertidos de la película son gracias a él y también los más épicos y los más nostálgicos, únicamente reservados para aquellos que hayan visto las originales, porque la película se guarda unos cuantos guiños a la cinta original. El propio guión se ocupa de poder explicar el por qué hay un terminator con aspecto de hombre mayor y lo hace de forma lo suficientemente convincente como para que dejes de pensar en ello. Aún así, el guión sigue siendo un coladero. Ciertamente es muy difícil encontrar historias sobre viajes en el tiempo y que no hayan lagunas o agujeros por donde poder atacar, pero en Terminator: Génesis parecen no estar muy preocupados por el tema, ya que marean suficiente al espectador con lineas temporales y viajes en el tiempo como para que al final uno no sepa ni que realidad está viendo. Sin añadir que la propia existencia del T-800 interpretado por Arnold es un Deus ex Machina como una jodida catedral de grande.

4

Pero siendo sinceros las cintas originales de Terminator ya tenían estas algunas en su argumento así que me parecería tremendamente injusto que machacaramos la cinta actual por ello y dejáramos pasar por alto la infracción a las antiguas simplemente porque nos gustaron mucho en su época. Así que ahora llega la gran pregunta ¿vale la pena?

En lo personal a mí me ha gustado. Lo suficiente además como para volverla a ver si un amigo que no la ha visto me lo propusiera. En parte, quizás, porque iba con las expectativas muy bajas, pensando que iba a ver un ñordo de tamaño colosal y no lo fue. La película es entretenida, es divertida, no ensucia la memoria de las originales (o por lo menos conmigo no lo ha hecho), se disfruta de igual forma habiendo visto las anteriores que siendo la primera que ves de la saga, tiene buenas escenas de acción y no intenta ser ambiciosa y ser algo más de lo que es. Sin embargo cuando acabé de ver la película el primer pensamiento que me vino a la cabeza fue “¿realmente era necesario hacerla?”. No se ha ganado nada ni perdido nada con ella. La recomiendo únicamente a gente que no tenga nada mejor que hacer por la tarde y quiera ver algo entretenido sin pretensiones para pasar el rato.