No sé si se nota que últimamente estoy muy ochentera.  Pero resulta que me puse a revisar mis VHS el otro día y me di cuenta de la cantidad de películas ochenteras con las que crecí y no puedo hacerles el vacío. ¿Quién soy yo para darles la espalda a semejante maravilla? Yo crecí viendo…

 

1, 2, 3… SPLASH

1, 2, 3... Splash

¿Que si no prefería ver La Sirenita? Hombre, a mí la Ariel me da como veinte mil patadas en la espinilla. A pesar de eso, si tengo que quedarme con una sirena de cine esa es Madison: una jovencísima y nada mortífera Daryl Hannah con cola de pez.

Además la acompaña otro jovencísimo Tom Hanks, actor que siempre ha sido venerado en el seno familiar de los Moreno (osease mis viejos). Vamos que al Richard Gere, al Tom Hanks, al Stallone y al Schwarzenegger ni tocarlos porque te quedas sin mano.

Mira que las comedias románticas no son lo mio pero prefiero mil veces 1,2,3… Splash que el muermo de Pretty Woman. (Por aquí me hago la valiente pero esto no lo puedo decir en voz alta o me pegan).

La historia nos habla de una sirena que le salvó la vida de pequeña a un niño y que pasados unos años vuelve a salvarle la vida porque el muchacho es un poco torpe y tiende a caerse por la borda. A partir de ahí se desata la pasión y todos nos podemos imaginar cómo acaba. También sale John Candy, eterno y maravilloso secundario al que todos echamos de menos.

La verdad es que yo me quedaba -y me quedo- embobada al ver la cola de sirena que lleva la Daryl Hannah y quería tener su pelo. Por eso cuando veía la peli le robaba unas medias color carne a mi madre y me las ponía en la cabeza para parecer Madison. ¿Molo? Lo sé.

No sé qué os parece a vosotros esta peli. ¿Mucho muermo y tal? No importa. A todos nos apetece estar amuermados de vez en cuando. Yo lo estoy las 24/7.

Frase estelar: -¿Qué opinas tú de una mujer que se presenta desnuda en un sitio público?

-Que estoy a favor, desde luego.

picture-of-daryl-hannah-in-splash-1984--large-picture