Será que en el tren me aburro mucho y me da por darle al coco inventando nuevos rollos patateros de los que solamente yo me emociono. Soy así. Pero como pensar es gratis (de momento) y darle a la tecla también, allá va una nueva sección que intentaré publicar cada lunes.

This is… EL MALO DE LA SEMANA. La verdad es que no soy una genio de los títulos. Incluso reconozco que Cinexploitation para profanos es demasiado original para como suelo ser yo con los títulos. Así que si se os ocurre un título mejor para esta sección, por favor no dudéis en decirmelo.

Antes de ir a por materia prima, explico brevemente de lo que va a tratar. Siempre me ha parecido que los malos de las pelis son mejores que los héroes. Y se merece que hablemos de ellos. Pero no a lo “El Joker de Nolan es el mejor” o “La Angelina lo borda en Inocencia Interrumpida y que le peten a la Winona”. No, no. Hay que rendirles tributo. So here we go!

 

MICHAEL MYERS

Aparece en:

  • Halloween (1978)
  • Halloween 2: Sanguinario (1981)
  • Halloween 4: El Regreso de Michael Myers (1988)
  • Halloween 5: La Venganza de Michael Myers (1989)
  • Halloween 6: La Maldición de Michael Myers (1995)
  • Halloween: 20 años después (1998)
  • Halloween: Resurección (2002)
  • Halloween: El Origen (2007)
  • Halloween 2 (2009)

3747669-michael-myers-halloween

Empiezo la sección con uno de los villanos más planos de la historia del cine a mi parecer. Pero resulta que es mi favorito. Así que shut up.

Además tiene 9 películas (próximamente 10) a sus espaldas. Algo se merece, ¿no? Halloween es una de esas sagas que se van inventando la trama sobre la marcha y me mola el rollo que tiene.

¿Quién es Michael Myers? Básicamente es un asesino psicópata inmortal (cágate) que quiere acabar con toda su estirpe. Lo más gracioso es que eso no lo sabemos hasta la segunda película. Halloween supuso una de las primeras películas que metían violencia. Vamos que era como las lentejas. Porque la cruda realidad no se sabe hasta la SEXTA película (Halloween 6: La Maldición de Michael Myers). Osea que estamos cinco películas comiéndonos los mocos y preguntándonos qué narices la pasa al Michael por la cabeza de goma esa que tiene.

Bueno, la verdad es que cuando supe la verdad comenzó a darme penita. Como soy sensible y todo eso… pues mi corazoncito se partió. Saber que es manipulado un tío tan grandote como un vulgar Pinocho sin vida me hace derramar alguna lagrimita. Luego te cagas de miedo, pero cuando le quitan la máscara y empieza a llorar me dan ganas de darle un Cacaolat calentito con madalenas.

Algo que me encanta además de este personaje es como su máscara puede convertirle en un ser tan impersonal. Michael Myers podríamos ser cualquiera de nosotros.

Por otro lado está la nueva generación de Halloween creada por Rob Zombie, que nos muestra al pequeño Michael y su disfuncional familia (sin obviar a una preciosísima Sheri Moon Zombie como mamá del retoño). Aquí hay un asesino perturbado, sin un rollo tan inmortal y con sentimientos. Y lo amo aun más. Así es.

Además recordemos que su hermana pequeña, en las primeras entregas, es Laurie Strode, osease una jovencísima Jamie Lee Curtis. ¿Quién querría matarla? Chancháaaan.

laurie-michael