Desde luego el género caníbal tiene está dominado por los directores italianos. No vamos a poner como excusa que a Eli Roth le diera por hacer The Green Inferno, porque es de los pocos.

No, no. Italia se lleva la palma tanto en el Cinexploitation, como en el género caníbal del que hoy voy a hablar. Así que dejémonos de memeces y allá vamos.

LA MONTAÑA DEL DIOS CANIBAL

4e1b70be-0c94-4bd1-8476-140746205890

(La Montagna del dio cannibale aka Slave of the Cannibal God aka Prisoner of the Cannibal God)

Ursula Andress; mucha carne y poco cerebro. Me recuerda a Beyoncé (aunque por supuesto la Queen Bee tiene cerebro y mucho), porque en toda la película parece que tiene un ventilador gigante para que su melena al viento le haga parecer Wonder Woman.

Total, que la Ursula se va con su hermano el tonto y un científico para explorar la selva de Nueva Guinea. ¿Qué buscan? Al maridito de la rubia, que se ha perdido y no ha dejado rastro. Y ellos van por el mismo camino, porque llegan a la montaña de Ra Ra Me (no Gargamel, el villano de Los Pitufos), que traducido al castellano popular es “La Montaña del Dios Caníbal”.

¿Y qué puede haber allí? Pues caníbales, claro. Los Pukas, para ser más exactos. Y como son muy listos y tienen hambre pues hay un montón de trampas escondidas en el bosque en las que van cayendo los mercenarios que han contratado para protegerse. Así que se quedan desprotegidos, ¿sabes? Supongo que esa es la magia del mondo italiano.

También salen animales salvajes de verdad, cosa que mola bastante y salva la película. También me da asquete que salgan tarántulas pero como es la selva me callo. Después de todo el final es sorprendente.

Finalmente destacar que la dirigió Sergio Martino, padre del giallo, ávido amante del cinexplotation y frustrado intento del spaghetti western.

bog-lyudoedov cannibal-mask mountainofthecannibalgoydj.5993