Volviendo a mis tiempos chiquiñuelos, ya es hora de otra peli mezclando dibujos y personajes reales. Y no estoy hablando de Cool Word, que muérase usted con esa peli. No, no. Vamos a algo que creo que conmoverá a más de uno. Yo crecí viendo…

SPACE JAM

article-spacejamweb-0221

Señoras y señores… ¡MICHAEL JORDAN!

Uuhhh, y todo el mundo en el estadio grita y aplaude. Y a mí se me pone la piel de gallina mientras lo escribo, fíjate tú. En 1997, Warner Bros trabajó codo con codo con el jugador de baloncesto más famoso de todos los tiempos rodeado por los dibujos animados más famosos de la historia (con permiso del señor Disney).

Bugs Bunny, Lola Bunny, Pato Lucas, Taz, Piolín y… Bill Murray. Mejor combinación imposible. Porque, ¿qué niño no querría vivir en la dimensión Looney Tune? Niño y no tan niño, ejems.

Lo cierto es que la historia tiene momentos que siempre se quedarán como clásicos. Como el momento brazo elástico del Jordan (Air Jordan para los expertos en materia), al final del partido, o la transformación de los bichitos de Tontolandia en Monstards. En realidad todo da un poco de mal rollito, como cuando hablaba de Roger Rabbit, que muy de niños no es pero sí. Y como esto parece un trabalenguas mejor lo dejo.

Lo cierto es que hace mucho tiempo que no veo esta película, ni veo que la echen por la tele. Y ya lo echo de menos, jopé. Solo sé que en cuanto la vuelva a ver me va a invadir la nostalgia cual patata sentimental que soy.

Pero eso no es de extrañar por mi parte, así que vamos a por la frase estelar y dejo de dar la tabarra.

Frase estelar: Pato Lucas: Lo ziento, mamá me hizo prometer que no bebería de la botella de loz demáz.

Michael: ¿Quieres ganar o no?

Pato Lucas: Mamá no mires…. ¡ZABROZO!

space6