Después de ver Birdman uno puede confirmar dos cosas: que Iñárritu es incluso mejor cuando hace comedia y que Emma Stone tiene uno de los ojos más preciosos del cine.

1

Birdman es un ejercicio de metacine fantástico y aunque a priori pueda parecer que es una de esas películas pretenciosas que únicamente serían capaces de disfrutar los cinéfilos y dedicada a contentar a la crítica, lo cierto es que funciona perfectamente para atraer y contentar a todo el público gracias a su humor deliciosamente ácido y a su narración ágil y arriesgada.

Debo confesar que yo fui al cine sin saber nada sobre ella. No vi trailers, ni leí sinopsis ni tan siquiera sabía que actores salían en ella (más allá del recientemente galardonado Michael Keaton). Ver una película sin saber absolutamente nada de ella es algo que me encanta, es como abrir un Kinder Sorpresa. Te puede salir la figurita coleccionable de moda o bien el triste puzzle de 6 piezas. En este caso la sorpresa fue grata, y aunque la película nos ha llegado respaldada por la crítica no será la primera vez que una cinta bien aclamada nos deja fritos en la butaca.

2

Birdman nos cuenta la historia de un actor entrado en años que tuvo su época de gloria en la juventud interpretando a un superhéroe en el cine y que desea reinventarse dirigiendo y protagonizando una obra de teatro en Broadway. El hecho de que esté protagonizada por Michael Keaton, el mítico Batman, obviamente no es casual y sirve para dar más profundidad y realismo a la cinta. Por momentos uno no sabe si es realmente ficción aquello que está viendo o se trata de un documental sobre la vida de Keaton. Es una de las claves de la película y sirve para que todos los mensajes y críticas hacia el mundo del cine sean aún más punzantes.

Aunque pueda parecer una de esas películas pensadas únicamente para que el personaje principal se luzca es realmente increíble ver como absolutamente todos los otros grandes actores que aparecen en ella consiguen llenar la pantalla en cada fragmento que aparecen. Edward Norton, que echaba de menos en el cine, interpreta al clásico actor neurótico obsesionado con el realismo en la actuación que se lleva la gran mayoría de momentos hilarantes de la película. Cada escena junto a Keaton o Emma Stone es pura magia. Stone está radiante, de todos era ya sabido lo preciosa que era esta actriz pero en Birdman consigue hechizar con cada mirada como nunca antes le había visto hacer en cualquier otra de sus películas. Naomi Watts vuelve a demostrar una vez más lo versátil que es y Zach Galifianakis… Joder, ¿era realmente Zach Galifianakis? Está irreconocible en la película. Sinceramente, me rindo ante la actuación de todos y de cada uno de ellos en Birdman.

3

Otro de los aspectos por los que ha dado mucho que hablar Birdman es por estar grabada en un único plano-secuencia. Sin duda, es un recurso impresionante y que dota a la película de un dinamismo increíble, pero obviamente, al igual que en la película de Hitchcock “La Soga”, Iñárritu recurre a unos cuantos “trucos” para poder cortar la escena sin que se note.

De Birdman se podrían decir muchísimas cosas más, ni siquiera he querido entrar en los mensajes que siembra durante toda la película hacia el cine palomitero, a la posición de los críticos, la fama o incluso la muerte, pero creo que es mejor que cada uno saque sus conclusiones y reflexione viendo esta joya del cine.