Buenos días, segundo día y 1/2 en Sitges, después de despertarme por la mañana, bastante temprano por cierto, caminé por el paseo marítimo, miré los escaparates de las tiendas, incluyendo pasteles gore, magdalenas con el emblema del festival y penedrives (si lo he dicho bien, pene).

Fue muy divertido hacer la cola para ver a Roland Emmerich, una hora al sol, mientras sudaba hice un nuevo amigo, Jaime de Madrid. Después de la supuesta masterclass que fue directamente una ronda de preguntas, que no me desagrada, pero hubiera preferido que nos hablara más de su forma de trabajar y que tirara de anécdotas. Nos gustó saber que rechazó películas basadas en cómics y Transformers, de la cual se burló un poco de la película.

Al igual que nos explicó que cuando hizo Stargate, iba a ser una trilogía y que ya estaban en proceso para realizarla desde el inicio, tal como el quería. Después me colé con mi nuevo amigo a la sala de prensa y hablamos un poco más mientras tomábamos un café.

zombie walk

Después comí un poco con mis amigas y mujer. Para luego ver un poco de la zombie walk, nos perdimos el pistoletazo de salida, pero vimos unos cuantos zombies, la muchedumbre nos invadió, pero después de un bocadillo en la calle del pecado, me puse en cabeza para meterme en la cola, tocaba Musarañas.

Producida por Alex de la Iglesia, vimos en el auditori, la película estaba muy bien realizada, a nivel técnico impecable al igual que la interpretación, recordaba a las viejas películas de los cincuenta. Lástima que en mi opinión y la de mi mujer, nos pareció muy predecible, sin sorpresas, aunque mi principal valoración, son los efectos de maquillaje SFX, son jodidamente buenos, con imágenes de lo más realistas.

Después de ver la película un largo paseo hasta el apartamento, de camino me encontré con Emilio Moya, un clásico del festival, con el cual tuve el placer de trabajar una vez con él. Como se ha hecho costumbre tocaba hacer mojitos, esta vez con hielo picado, eran más de las tres de la mañana cuando fuimos a la cama.

Hubo una gran tormenta por la noche, luego el despertador sonó dos veces pero no lo escuché, por suerte una de mis amigas sí. Eran las 08:30 nos vestimos y fuimos a desayunar, necesitaba azúcar.

Después nos pusimos en la cola para ver Zombeavers, los segundos en la cola, una hora y media después entramos, la película es lo que promete, castores zombie, con toques de humor bizarro que les encanta a los fans, he de decir que como soy un tarado este tipo de películas son las que más me gustan, solo diré que me he reído mucho al igual que la mayoría de la sala que aplaudía después de cada muerte. Muy del retiro.

Ahora como un zombie más estoy acabando de escribir esto, para esta tarde ir al homenaje que se le hace al Sr. Ángulo, para ver Acción Mutante en el Brigadoon.