Hoy he tenido el placer de ir a los Cines Aribau de Barcelona, a ver la película Pàtria, un film catalán rodado en catalán y sin ningún tipo de ayuda estatal ni de la generalitat. Además hemos tenido el placer de poder conversar con su director Joan Frank Charansonet y Miquel Sitjar. Mientras comíamos con ellos.

La película de un prespuesto de unos 200.000 euros, un presupuesto bajo para una producción cinematográfica, pero mínima para una producción épica. Dónde ya en gastos de vestuario, caballos, adecuar localizaciones, todo se dispara.

La película no es Braveheart, pero es una película de oficio, bien trabajada, con buenos actores principales, buenas localizaciones y las dos historias bien entrelazadas. Tienen influencias de la anterior mencionada y de Excalibur, también he de decir que la leyenda de Otger de Catalò es muy del espíritu de los caballeros de la mesa redonda, siendo 9 el número místico.

Boris Ruiz, hace una interpretación magistral, digna de un actor veterano que lo hemos visto bien hasta en los culebrones de tv3, además Miquel Sitjar pone la fuerza y la rudeza.

Lo que me acaba de faltar es un poco más tener los personajes más perfilados, para saber un poco más como son y a dónde van, para que cuando mueran nos duela mucho más. El propio director se quedó con uno de los caballeros, siendo el hombre de familia que sale de su casa de madrugada, para buscar un futuro mejor para sus hijos. Una imagen que nos recuerda mucho otras situaciones recientes.

Tiene algún momento de TVmovie, la batalla final aunque estemos acostumbrados a grandes batallas al estilo Juego de Tronos o El señor de los anillos, está más enfocada a buscar un realismo de cómo era entonces a que veamos por cgi ejércitos enormes.

La parte del convento nos recuerda por momentos a los textos de Umberto Eco, donde vemos que la religión más rígida puede acarrear problemas.

Contento con el resultado donde si algo ha sido épico es que un grupo de amantes del cine consiguieran hacer una película catalana de este estilo, animando a otros cineastas a emprenderse en berenjenales parecidos.

Os la recomiendo verla, sobre todo ya que creo que es el mejor momento para visionarla, tal y como va la política actual, está bien conocer nuestras raíces.