Llevo mucho tiempo pensando en escribir sobre la experiencia de hacer mi primer largo y donde mejor que en la web de cine donde colaboro y administro de forma totalmente altruista.

En mi cabeza repaso por todo lo que he pasado este año, no creo que seamos la película más barata de la historia del cine ni tampoco la que menos días se han necesitado para rodarla, pero puedo afirmar que nos hemos esforzado mucho para conseguirlo.

He realizado varios cortos y un par de pilotos que no he podido vender, tampoco he ganado ningún festival, se podría decir que soy un mediocre, como guionista he cobrado en muy pocas ocasiones, pero he podido conocer gente muy interesante a lo largo de todos estos años, que llevo en este complicado gremio.

En enero de 2016 me acojoné, tuve un amago de embolia por una subida de tensión y azúcar, estuve ingresado, durante un mes entero perdí la visión y lo veía todo borroso, me deprimí mucho, aunque me esforcé mucho para mejorar mi salud, incluso llegué a pensar que mis sueños para poder vivir del mundo audiovisual se iban a la mierda.

Al empezar a encontrarme mejor, produje un corto, el primero de mi productora Gato Verde, Selfie Zombies, que en breve empezaremos a moverlo por festivales. Después de eso en agosto participé en un proyecto colaborativo entre varios directores, el rodaje fue muy cansado y no estaba al 100%, pero igualmente di todo lo que pude, el resultado aunque no se puede hablar no quedó como yo quería, pero estoy satisfecho, sobre todo gracias a los pedazo de actores que tuve a mi cargo, un placer trabajar con ellos.

Después de esto no quería perder la forma, quería hacer algo más grande, mi primer largo, mi ópera prima, siempre tenía un guión pensado para que lo fuera, pero era demasiado caro para hacerlo.

Pensé en un guión que tenía algo abandonado, le di unos giros más y lo puse apunto. Era el guión de Cautivos, un largo en un único espacio, con 5 personajes muy diferentes entre ellos, escondidos ante el peligro de fuera.

Dos actores los tenía muy claros, ya había trabajado con ellos en mi corto de Bushido y sabía que quería repetir con ellos, básicamente escribí el guión pensando en ellos. Josep M. Alejandre y Miguel Ángel Navarro.

Me faltaban 3 actores, Noé Blancafort era una gran opción para el personaje, incluso lo preferí a un actor que actualmente está en una serie de una cadena estatal, luego tuve dos decepciones de no poder tener dos actrices con las que me apetecía mucho trabajar y con una repetir experiencia. Pero las sustitutas fueron geniales, Mireia Agramunt y Lídia Coll, un encanto que seguro vuelvo a trabajar con ellas.

Ya tenía el casting, por desgracia no podía pagar a ninguno de ellos, con mi sueldo de teleoperador, no puedo permitirme pagar a nadie, ahora faltaban los técnicos. En Gato Verde somos un buena panda de inadaptados, Uri Carbonell mi director de foto, que me conoce perfectamente y ya sabe lo que estoy pensando muchas veces antes de comentárselo, no pude tener a mis colegas de 666sfx ni a mi brazo derecho Carlos Blanco. Por un momento me acojoné, pero pude contar con otros buenos profesionales. Alba Martínez, Andreu Rojas, Ana Casado, Marc Daza, …

Mi mujer también fue un gran apoyo, en producción, maquillaje, logística,…

Ahora que tenía más o menos un equipo básico para rodar, necesitaba un lugar, un local que me pudieran dejar por unos días. Mi cuñada Mari tenía uno vacío, fui a verlo, le hablé del proyecto y me lo dejó. Ya tenía actores, técnicos y localización.

Una vez pusimos fecha de rodaje, teníamos un mes para prepararlo todo, reuniones con producción, fotografía, del arte me encargué yo, Idoia buscando ropa. Y yo entrando en 2017 listo para hacer mi primer largo.

Confeccioné un menú para tener contentos a mi equipo y luego convencí a mi otra cuñada para que me ayudara, se encargaría del catering. Triunfamos con la comida.

Me pedí una excedencia de un mes, para poder meterme en el proyecto, semanas antes, compramos todo lo necesario, tanto para arte, como equipo técnico, agua, comida, … Encartronamos todo el local, para darle otro aspecto no tan frío como el que tenía por defecto, iban sumándose costes y mi cuenta menguando.

Tenía pronosticado empezar a rodar un miércoles y terminar el domingo. Lunes y martes íbamos hacer ensayos, digo íbamos ya que el martes operaron mi abuela y tuve que anular el ensayo. (La operación bien). Lunes aprovechando que Itziar Castro tenía agenda libre hizo dos voces en off que aparecerán en el largo, todo un honor.

Miércoles, jueves, viernes y sábado trabajamos cumpliendo los horarios (raro) de 9:00 a 20:00, con una hora para comer, todos hicieron un gran trabajo para que funcionara el rodaje, no hubo gritos ni lloros, cosa rara en un rodaje, escuché algún comentario que no me gustó sobre mi ayudante de dirección, supongo que fruto de la inexperiencia en rodaje, pero nada grave, los ayudantes de dirección son especialistas en ganarse enemigos, lo digo ya que he hecho de ayudante en más de un rodaje. Pero todo salió bien, nos quedaba solo por rodar dos exteriores, los únicos del rodaje, todo el resto lo rodamos en el local.

Domingo quedamos más tarde y dando fiesta a casi todo el equipo, solo os diré que el sonidista era yo, eramos cinco en total contando los 2 actores que salían. En un par de horas ya teníamos el trabajo finalizado. Había rodado en 5 días y con menos de 3000 euros (Comida, Maquillaje, Vestuario, arte, unos naranjitos,…)de presupuesto. Bastante menos a decir verdad, unos 2000 euros en realidad, pero como luego tendré que ir pagando para enviarlo a festivales y quiero hacer un estreno, pues ya llegaremos a eso.

Por compararlo con un proyecto independiente parecido, La bruja de Blair, costó 22.500$ y todo rodado estilo found footage, que suele salir más barato.

Ahora estamos en fase de montaje y esperemos tenerlo listo para junio con su BSO y todo.