Si ya en su día fue una serie que pasó desapercibida ahora es prácticamente desconocida, pero Friday Night Lights merece ser vista.

Ambientada en un pueblo de Texas donde todo gira alrededor de la liga estudiantil de futbol americano y el equipo de la ciudad, Friday Night Lights relata la vida de los jugadores, el entrenador, los padres y los patrocinadores del equipo de futbol.

Resultado de imagen de friday night lights

Por el “Coach Taylor”

Kyle Chandler hace una brillante actuación interpretando al entrenador del equipo. Un hombre duro y en ocasiones un tanto conservador, pero que siempre sabe decir las palabras clave para motivar a su equipo y enderezar la vida de sus integrantes. Bien merecido fue el Emmy que ganó en 2011 en su última temporada, aunque merecía muchos más.

Por la música

A Friday Night Lights le debo descubrir el grupo Explosions in the Sky, que suena constantemente en la serie y que le viene como anillo al dedo.

Por mostrar la otra cara

La serie a pesar de girar en torno a un equipo de futbol está cargada de drama. Es impresionante ver la cantidad de presión que llevan encima unos jóvenes que aún están en el instituto por jugar a un deporte. Por no hablar del fanatismo religioso, el racismo, clasismo, etc. Friday Night Lights además habla de superarse a uno mismo y de aprender a levantarse cuando estás en el peor momento de tu vida. Y si no que se lo digan a Matt Saracen.

Por su estilo único

Lo primero que se da uno cuenta al empezar a ver Friday Night Lights es que tiene un estilo propio y distinto al resto de series. Al apartado de la música que hablaba anteriomente se le debe añadir el hecho de que está grabada en cámara en mano o shaky camera, como he leído por ahí que también se le llama. No está hecho así porque sí, sino para dar más realismo y cercanía a las historias que vemos. La verdad es que lo consigue.

Resultado de imagen de friday night lights

Porque Clear eyes, full hearts, can’t loose

Si algo me gustó de Friday Night Lights cuando la vi, fue que las tramas no siempre acababan de la forma feliz que se suponía debía acabar, que sus personajes no paraban de recibir golpes como los recibimos nosotros a diario, pero que siempre conseguían salir adelante. Reflejaban la vida como si fuera un partido de futbol americano.

Alegato final

Pocas series puedo decir que sean tan redondas como Friday Night Lights. Tuvo un final de los más perfectos que recuerdo, donde todas las tramas quedaban cerradas y en ningún momento de la serie se sintió que estirasen el chicle. Ojala volvieran a hacer una serie que transmitiera tanto sentimiento y emoción como Friday Night Lights.