Cuando Disney compró a Lucas, la franquicia de Star Wars, tuve miedo, ya que su propio creador había acabado con su propia obra haciendo tres episodios totalmente prescindibles. Y generando mucho odio entre los fans de la saga original. Pero primero con El despertar de la fuerza y ahora con Rogue One, nos han dado esperanzas a que la franquicia está viva y lo hacen con cariño y eso a los fans de verdad nos gusta.

Rogue One nos pone al inicio de todo, antes del episodio IV, no hago spoilers, pero si recordáis el inicio espectacular de la nueva esperanza, os lo clavan y te dan ganas de ponerte a ver las antiguas.

La película es muy diferente a todas las de la saga, es una película de guerrillas, resistencia y guerra, más parecidas a las de la resistencia francesa en la segunda guerra mundial, que a las de la saga galáctica, los personajes aunque son unos cuantos, les coges cariño rápido.

Felicity Jones hace de Jyn Erso, hija del constructor de la Estrella de la Muerte, es un gran papel y lo hace muy bien, te crees al personaje con sus luces y sombras.

Cabe destacar que aunque no es de mis actores favoritos, Diego Luna hace del capitán Cassian Andor, un espía rebelde acostumbrado hacer el trabajo sucio de la Alianza, una persona turbia pero que aún tiene esperanza.

Luego tenemos un gran equipo de secundarios que mi favorito es sin duda, Donnie Yen que hace del entrañable Chirrut Imwe, una especie de monje de la religión de la Fuerza, ya fan de él por Ip Man me hace vivir de los mejores momentos de la película, junto con su acompañante/protector .

Además la nota de humor la pone el robot K2, un robot más grande que un humano, sin ningún filtro lingüístico.

Una pena no verla en vos para apreciar la voz de Earl Jones haciendo del mítico Darth Vader, ya que nuestro Constantino nos dejó, lo poco que sale, vale la pena.

Un personaje que se habla de él media película y cuando sale creo que se desperdicia su aportación que creo que hubiera sido muy útil, es la del personaje de Saw Gerrera, interpretada por el gran Forest Whitaker, un personaje roto, que nos recuerda a Darth Vader, pero en la rebelión más dura.

La película puede tiene un buen principio, se pierde un poco después de los primeros quince minutos, pero la batalla final para conseguir los planos es trepidante y muy emocionante.

La película además se guarda unas sorpresas recuperando más personajes de las otras películas, de forma que te hace disfrutar como un niño, no digo que personajes, os lo dejo como sorpresa, pero en algunos, el trabajo de efectos especiales es increíble.