En 1974 Mel Brooks dirigió esta fantástica comedia que protagonizó Gene Wilder uno de sus actores fetiche.
También aparece Gene Hackman haciendo un pequeño papel casi como un cameo.
La película es una parodia del cine de terror, en particular de las adaptaciones cinematográficas de la novela de Mary Shelley, Frankenstein.
Usaron hasta las mismas maquinas que en la peli de 1931, esta llena de humor, sátira y odio los musicales, pero tienen un momento musical muy bueno y divertido. Rodada en blanco y negro cosa muy rara en los setenta, pero el film lo pedía.
Destacar el trabajo del actor Marty Feldman que hace el mejor Igor de todas las adaptaciones del monstruo de Frankenstein.